Loading...

viernes, 4 de enero de 2013


PERSONAJES HISTÓRICOS

Alonso de Illescas (Siglo XVI)











Alonso de Illescas nació alrededor de 1528, en África en la región de Cabo Verde, actual Senegal. 

Alonso de Illescas fue considerado un estratega, logró establecer oportunas alianzas con indígenas, rechazó a muchas expediciones militares en contra de los negros y los indios esmeraldeños, derrotando uno tras otro a los capitanes españoles. Estos acometían la empresa, con el afán de buscar las esmeraldas, el oro, la madera, la tierra, y también para evitar que los negros se aliaran con los piratas ingleses y causaran daños a los intereses españoles.

Alonso de Illescas declarado un “Héroe Nacional
El Congreso Nacional del Ecuador, emitió en la ciudad de Quito el 2 de octubre de 1997. La “Ley Especial de la Institucionalización del Día Nacional del Negro y Reconocimiento como Héroe Nacional a Alonso de Illescas, por ser defensor de la autonomía y la libertad del pueblo negro e indígena. Esmeraldas ha sido la primera provincia que pisaron los españoles, gracias a la alianza de indígenas y negros, nunca lograron someterla totalmente.




Marìa Chiquinquira (Siglo XVIII) 



María Chiquinquirá, nacida en Baba, provincia del Guayas, símbolo de la resistencia de la Mujer Negra  lucho por conseguir la libertad de su hija llegando a un acuerdo conveniente con un escribano el cual le prometió que en menos de un mes podía ser libre ella y su hija. 
En el Archivo Nacional de Historia en Quito, en uno de sus expedientes, se recoge el juicio que María Chiquinquirá Díaz, en el que plantea a su amo Don Alfonso Cepeda, reclamando su libertad.

Martina Carrillo Siglo (XVIII)

Martina Carrillo trabajaba en la hacienda de la Concepción y  junto a Pedro Lucumí formaron parte de la comisión que visitó al Presidente, para presentar sus quejas en contra del maltrato de sus patronos.
A finales de enero de 1778,  tres parejas de esclavos entre ellos Martina Carrillo, huyeron para ir a Quito a presentarse ante el Presidente, una serie de quejas referentes al maltrato que recibían por parte del administrador Francisco Arrecoeche.  
Las quejas que la Comisión presentó al Presidente José Dibuja, fueron las siguientes:
1.- A los esclavos se les daba menos comida de lo que la Ley dictaba, haciendo la alimentación netamente insuficiente.
2.- La renovación del vestuario no se efectuaba a su debido tiempo.
3.- Se obligaba a los esclavos a trabajar los domingos, hasta el medio día, quitándoles tiempo para el descanso y para trabajar sus pequeñas chacras (contrariamente a la costumbre establecida desde el tiempo de los jesuitas).
4.- Los esclavos recibían castigos demasiados rigurosos e injustificados, ya que eran cumplidos en sus labores.

El Presidente Dibuja, los recibió y los escuchó, consideraba que los esclavos tenían derecho a recurrir a la autoridad superior, por lo que decidió  enviar a un nuevo administrador, de nombre Andrés Fernández, con el encargo de reemplazar al anterior y de investigar sobre las acusaciones presentadas por los esclavos.
Cuando los esclavos volvieron a La Concepción, fueron  castigados: a Lucumí, le dieron 500 latigazos por ser el jefe de la Comisión; a Martina le dieron 300 latigazos  y así fue con todos los de la Comisión, tanto que después de 15 días todavía no podían regresar al trabajo.
El nuevo administrador,  llegó después de dos meses, vio todas las señales de los castigos recibidos, a pesar de la orden del Presidente de no castigarlos.  Arrecochea intentó defender su actuación,  el nuevo administrador decidió enviar a su predecesor a la prisión real de Quito y fue   condenado  a pagar una multa de 100 pesos al Estado  y otra multa de 100 pesos, a los esclavos que habían sido víctimas de su crueldad.
Martina Carrillo y sus compañeros  siguieron esclavizados, pero habían conseguido mejorar las condiciones de vida de todos y todas las compañeras y sentar un precedente:

1.-La posibilidad para los esclavos de hacer respetar sus derechos y reconocer su dignidad;
2.-El poder recibir una compensación financiera por los perjuicios de los que habían sido víctimas.

Ambrosio Mondongo (Siglo XVII)



Ambrosio Mondongo trabajó en una de las haciendas de propiedad de Don Carlos Araujo (Julio de 1789).

Ambrosio Mondongo no pudo tolerar más tiempo de atropello, lo cual da paso a una rebelión en contra de los dueños de la hacienda que pertenecían a la jurisdicción de Salinas (Ibarra), San José y Puchimbuela.
Ambrosio Mondongo fue un líder y cabecilla que se rebeló, dando paso a una rebelión, que  pronto sacudió al Valle, desde un oculto lugar, logro crear conciencia entre los suyos, del fundamento de la dignidad, en el goce de la libertad. El consecuente fervor se dejó sentir en la hacienda “La Concepción”, de las temporalidades y propiedad, a la época, de Don Juan Chiriboga.


Fulgencio Congo (Siglo XVIII)

Fulgencio Congo era un líder de esclavos, tenía tres hijos. Acusado de favorecer la insubordinación de los trabajadores y de haber liderado en algunas ocasiones varias sublevaciones.
Fungencio Congo hizo varios reclamos al presidente de la Real Audiencia, entre ellos: malos tratos y abusos por parte del administrador a los esclavos durante ocho años. Denunció que las raciones alimenticias compuestas por carne y maíz que daban a los esclavos eran insuficientes hasta para un niño, continuos azotes, látigos, grilletes en los pies y en el cuello, encierros en la cárcel, improperios y desaires, palabras insultantes.
De acuerdo a estos reclamos, se realizo investigaciones, para determinar si lo que decía Fungencio era cierto. Por lo tanto el administrador dijo que si “había mucho látigo”, era porque los hacendados se quejaban del robo de ganado y eso pasaba en la misma haciendo Tababuela; por eso castigaban con severidad. En cuanto a la alimentación argumentó el mayordomo que los alimentos eran distribuidos cada 15 días. Además los esclavos tenían sus huertos, que les daba alimentación suplementaria, y vendían algodón.

El 21 de julio de 1799 se  terminó las averiguaciones. No sabemos cómo terminó el juicio pero con toda probabilidad la peor parte la tuvo Fulgencio.


Fuente: http://www.mmrree.gob.ec/afrodescendientes/heroes.asp













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada